manos y pies

¿POR QUÉ DEBEMOS UTILIZAR UNA CREMA DE MANOS Y UNA CREMA DE PIES ESPECÍFICA? 

La piel de las manos y de los pies sufren las agresiones externas de una forma más intensa que el resto del cuerpo. Por un lado, las manos están en contacto directo con químicos, detergentes, manipulando objetos o con contaminantes que dañan la piel. Y por otro lado, la piel de los pies sufre por el exceso de sudoración, la poca transpiración de la piel si tenemos un calzado apretado muchas horas, actividades físicas intensas, etc.

Tanto las manos como los pies son partes esenciales de nuestro cuerpo y sin las cuales no podemos desempeñar nuestra vida de forma normal. Es por ello que se recomienda utilizar crema de manos para evitar el envejecimiento prematuro, contrarrestando los efectos de la radiación solar, los cambios de temperatura o los agentes contaminantes. En el caso de los pies, la
crema para pies evita los talones agrietados y la piel áspera, es una zona que necesita cuidados diarios y sin embargo, es una de las zonas más olvidadas del cuerpo.

 

VENTAJAS DE LOS ESMALTES PERMANENTES 

Mientras que el esmalte más tradicional ha sido la constante en la industria cosmética, en los últimos 5 años las uñas de gel y los esmaltes permanentes han golpeado con fuerza en el sector de los pintauñas y esmaltes, posicionándose como claros favoritos y quedándose un una cuota de mercado mayor año a año. 

Si hay un tipo de esmalte que está causando sensación en el sector de la moda, ese es el esmalte permanente. No sólo por la comodidad de no tener que hacerte la manicura frecuentemente, sino porque también desgastan menos la uña que con las uñas de gel, que dañan los tejidos naturales y son bastante agresivas. Es muy importante acudir a un profesional para hacerse las uñas de gel. 

La principal ventaja del esmalte permanente es el hecho de que el resultado queda igual que el primer día durante alrededor de 3 semanas, sin perder el brillo natural de una manicura recién hecha y sin tener que tomar precauciones a la hora de realizar nuestras actividades naturales del día. Con el esmalte permanente se pueden fregar los platos, ir a la playa o a la piscina, o manipular artículos sin tener miedo a que se estropee. El esmalte permanente es mucho más resistente que el esmalte normal. 

El secreto de los pintauñas permanentes está, además de en la composición especial de los mismos, en el proceso que se sigue al pintarlas así: 

1.     Primero se elimina la capa superficial de la piel que recubre la uña, la grasa y la cutícula sobrante.

2.     Después se aplica un líquido secante para garantizar que el esmalte se aplica por igual en toda la uña y la grasa de la uña no lo estropea.

3.     Más tarde se utiliza un líquido llamado primer que proporciona una mayor adherencia del esmalte con nuestra uña.

4.     Tras esta preparación se procede a aplicar 2 o 3 capas de esmalte, dependiendo de la intensidad del color que queramos.

5.     Después de cada capa las uñas se meten en una lámpara de luz ultravioleta UV que seca el esmalte y lo endurece.

6.     Tras estos pasos se procede a aplicar una capa de brillo que proteja el esmalte y se vuelven a meter la uñas en la lámpara de luz ultravioleta.

7.     Por último, se elimina la capa de sudor natural que aparece tras toda la manicura y se aplica una aceite hidratante en los alrededores para proteger la cutícula y que no sufra tanto.

8.     Hay que tener en cuenta que para quitarse el esmalte permanente hay que acudir a una profesional, la acetona normal que se usa en casa no sirve. Las esteticistas utilizan otro tipo más fuerte y que hay que manipular con cuidado.