champús

CÓMO IDENTIFICAR NUESTRO TIPO DE PELO 

Actualmente, cuando analizamos el tipo de pelo que tenemos se suele dividir en cuatro grandes grupos: normal, seco, graso o mixto. Mientras que para los 3 primeros tipos podemos encontrar champús fácilmente, cuando tratamos un pelo de tipo mixto (raíces frases y puntas quebradizas y secas) tendremos que prestar especial cuidado y tratar cada zona con un producto determinado. 

Además de estos cuatro grandes grupos podemos encontrarnos con que nuestro pelo tiene necesidades especiales que necesitan un tipo de tratamiento específico. Un ejemplo de esto es el pelo fino o el pelo con canas. Mientras que el primero tiene poco volumen  (predominantemente suele ser cabello rubio), el segundo necesita de un champú con pigmentos especiales para potenciar el color blanco y evitar los tonos anaranjados o amarillentos tan típicos y que estéticamente son un problema.

 

QUE CHAMPÚ USAR SEGÚN TU TIPO DE PELO 

Dependiendo de nuestro tipo de pelo o de necesidades especiales debemos usar el siguiente champú: 

- Pelo graso: Cuando tenemos el cabello graso se debe a que nuestras glándulas sebáceas producen sebo en exceso, esto provoca que el pelo pierda volumen, se apelmace y parezca sin vida. Al contrario de lo que se piensa, el pelo graso no se produce por una falta de higiene sino que en la mayoría de los casos el factor clave son los cambios hormonales, o que simplemente tienen el pelo graso por naturaleza. 

En estos casos, el uso de un champú para pelo graso elimina de raíz el problema, manteniéndolo fresco y limpio durante más tiempo. 

- Pelo seco o dañado: Este tipo de pelo presenta uno de los tratamientos más fáciles de seguir. Simplemente hay que aplicar un champú para pelo seco hidratante y un tratamiento posterior a base de serum reparador y mascarillas dos o 3 veces por semana eliminaremos el problema sin dificultad. 

- Pelo con canas: Para este tipo de cabello utilizamos un champú con pigmento morado que potencia el blanco o el gris y elimina el naranja. Hay que tener cuidado y lavarse las manos inmediatamente porque puede manchar la piel. 

- Para evitar la caída del cabello: Si por el contrario nos enfrentamos a un caso de caída del cabello debemos usar un champú anticaída como el champú Pilexil, que tiene unos componentes específicos para proteger la raíz del cabello y alargar su vida. 

- Pelo decolorado o con mechas rubias: Para este tipo de cabello usaremos dos tipos de productos. Por un lado si tenemos el cabello platino debemos usar el champú para pelo canoso, que elimine los tonos naranjas y amarillentos que adquiere el rubio cuando se oxida. Y por otro, debemos aplicar un tratamiento hidratante porque este tipo de pelo sufre mucho. 

- Dermatitis atópica: Si tienes dermatitis atómica y los eczemas son parte habitual de tu día a día, es de uso obligado un champú neutro de pH5 que cuida el cuero cabelludo sin dañarlo con cada lavado, protegiendo la piel y ayudando a la desaparición de los eczemas. Este tipo de champú neutro es muy suave y también ayuda a eliminar el exceso de grasa producido por la dermatitis (seborreica). 

- Pelo con caspa: Hay que diferenciar el pelo con caspa del pelo que sufre de dermatitis. Ambas producen una copa de piel que se desintegra en pequeños trozos y que es muy difícil de eliminar, pero la raíz del problema es distinta. Si usamos un champú anticaspa para eliminar la dermatitis estaremos haciendo algo contraproducente, ya que algunos aromas de el champú anticaspa son más agresivos que el champú neutro recomendado para los eczemas y la dermatitis. 

- Otras recomendaciones para pelo graso o seco: Utiliza champú en seco para evitar tener que lavar el pelo tan a menudo. Además, le darás más volumen y tendrá un aspecto más sano después de hacer deporte, durante los días de calor, o simplemente lo puedes aplicar en zonas donde tengas mucha grasa como línea centra/lateral o el flequillo.