higiene íntima

CÓMO MANTENER UNA HIGIENE ÍNTIMA ADECUADA

La higiene íntima es un concepto que ha ido cobrando mayor fuerza últimamente. Es un concepto relativamente nuevo que, aunque ha existido desde siempre, nunca se ha tratado de forma tan abierta como hasta ahora. Términos como gel de higiene íntima, compresas Indasec o jabón de higiene íntima para piel sensible, se han introducido en nuestro vocabulario diario con total naturalidad gracias a la campaña mediática de los medios de comunicación.

La sociedad está avanzando rápidamente en el sector de la higiene femenina, y mientras que hace 10 años el uso de productos de higiene femenina se trataba como un tabú, ahora es común verlos en televisión y se habla sobre ellos de forma abierta. Incluso productos como
Indasec, que son compresas para las pérdidas de orina. Este tipo de compresas tienen un sistema llamado controlsec, que proporciona suavidad y más sequedad, a la vez que neutraliza el olor. Además, uno de sus componentes es el aloe vera, por lo que es muy respetuoso con la piel de la zona íntima femenina.

LA IMPORTANCIA DE LA HIGIENE ÍNTIMA

La Organización Mundial de la Salud (OMS), insiste en que una rutina de higiene íntima es extremadamente importante para evitar posibles enfermedades o problemas de irritación y sensibilidad en la piel.

Las recomendaciones de la OMS especifican el uso de productos específicos para la zona íntima. Tambi
én se especifica que la zona íntima debe lavarse una vez al día  utilizando geles de higiene íntima con ph 5.5. Productos como el gel Eucerin, que es extremadamente suave y respeta el ph natural de la piel sin alterarlo. Además, no contiene perfumes fuertes y tiene una tolerabilidad superior de la piel.

Además, la utilización de métodos como la copa menstrual hace que una rutina de higiene íntima cobre mayor importancia. Y los únicos cambios que tenemos que hacer es la incorporación de productos diferentes con el paso de los años.

La zona vaginal está expuesta a los hongos continuamente, y la alteración del ph de la piel o la utilización de productos agresivos pueden hacer que aparezcan problemas como la vaginitis o la candidiasis (sobre todo tras el uso de medicamentos).