alimentación bio

ALIMENTACIÓN BIO: CLAVES DE FUTURO 

Mientras que en el siglo XX vivimos como la masificación de las ciudades y el aumento de la población hizo que la industria alimentaria tuviera que adaptarse para proporcionar alimentos a un volumen creciente de personas. La revolución industrial trajo consigo múltiples beneficios que se pagaron, en la mayoría de las ocasiones, rebajando la calidad del producto final. Y productos como el té verde, los copos de avena y otro tipo de productos naturales se vieron relegados a un segundo plano.

Se empezaron a utilizar abonos químicos para acelerar el ritmo de cultivo, pesticidas para proteger la cosecha de plagas y se comenzó a suministrar antibióticos a los animales en las granjas con el fin de reducir la mortalidad y la infección masiva de ganado.
 

Este tipo de comportamiento ha hecho que en los últimos 30 años estén surgiendo un enorme volumen de personas que desarrollan alergias, intolerancia a determinados alimentos o enfermedades como el cáncer, que tienen una relación directa con el tipo de alimentación. 

Es por ello que la vuelta a la alimentación biológica es el paso más sensato para deshacer los errores cometidos en las últimas décadas. En las grandes ciudades vemos como el mercado ecológico no deja de crecer, llegando al extremo de existir zonas de economía colaborativa donde se alquilan sitios para cultivar tus propios productos. 

 

10 MOTIVOS PARA TOMAR PRODUCTOS ECOLÓGICOS 

1 - No tienen sustancias artificiales: Al contrario que otros alimentos, los productos biológicos son naturales y no contienen pesticidas, antibióticos, conservantes o aditivos. Además, se utilizan fertilizantes naturales para mantener el suelo de cultivo en buen estado. Si tomas copos de avena sabes que no han sido modificados genéticamente. 

2 - Los alimentos ecológicos tienen niveles más altos vitaminas: Al respetar el proceso natural de crecimiento, y utilizando abonos naturales, se consigue que haya más volumen de minerales, antioxidantes y vitaminas que en plantas cultivadas de forma industrial y con abonos químicos. 

3 - No contienen aditivos artificiales: La agricultura ecológica respeta los ritmos naturales de crecimiento de las plantas, no añaden aditivos y utilizan productos químicos para acelerar el proceso. El té verde, cereales como los copos de avena, se producen de forma natural, sin azúcar y sin aditivos ni conservantes. 

4 - No contienen antibióticos: La industria alimentaria acostumbra a usar antibióticos para tratar a los animales y evitar que haya una enfermedad que se propague por toda la granja. Esto hace que utilicen antibióticos mezclados con el pienso, y los antibióticos permanecen en la carne hasta el consumo humano. 

5 - No utiliza pesticidas: Se evita dañar el medio ambiente a la vez que se reduce la cantidad de productos químicos que ingerimos y que tienen relación directa con enfermedades tales como el asma, el cáncer o alergias e intolerancias alimenticias. 

6 - No se modifica genéticamente nada: Al contrario que en la agricultura industrial donde se usan plantas transgénicas, como el maíz, cuya planta ha sufrido modificaciones hasta el punto de que el 80% del maíz que se consume en el mundo es transgénico. Cualquier tipo de semilla, ya sea de maíz, trigo, o semillas de lino son completamente naturales. 

7 - Respetan el medio ambiente: Además de proteger la tierra y el agua de la zona que rodea el cultivo, al reducir la contaminación generada se respeta la flora y la fauna salvaje. De esta forma mantenemos el ecosistema e impedimos la degradación del medio ambiente. 

8 - El nivel de calidad de los productos es muy alto: Al utilizar materias primas de alta calidad el resultado del producto final supera en calidad al resto de productos de producción industrial. 

9 - El sabor es incomparable: Ya sean verduras, las semillas de lino, todas las frutas o animales de ganadería. Cuando se comen productos ecológicos y que han sido cultivados o criados con productos naturales y sin químicos, el sabor final está inalterado. Cosa que no pasa cuando compramos productos en una gran superficie, donde es común encontrar verduras que no tienen casi sabor. 

10 - Los animales viven en mejores condiciones: En la ganadería ecológica los animales viven en régimen de semi libertad. Tienen más capacidad de movimiento que en una granja tradicional donde están enjaulados. Además, se respeta el ritmo natural de crecimiento de los mismos, sin alterar con hormonas su alimentación y sin añadir antibióticos tampoco.