cuidados del bebé

550 .

CUIDADOS DEL BEBÉ: ¿QUÉ CREMA ELEGIR? 

Cuando compramos los productos necesarios para cuidar de un bebé la crema se convierte en un indispensable en nuestro día a día. Y es que la piel de un bebé es hasta cinco veces más fina que la de un adulto, lo que la hace muy sensible a cualquier factor externo y provoca que tengamos que prestar especial atención a su cuidado para garantizar que el bebé está completamente protegido.

Durante los primeros meses de vida de un niño, su piel no ha terminado de formarse, lo que implica que no tiene los mecanismos necesarios para protegerse de la humedad, del frío, la sequedad o el viento. Esta carencia se suele suplir con el uso de una crema hidratante que proteja al niño creando una capa extra en la superficie de la piel. Productos como la crema bepanthol o el uso de una esponja natural de bebés son básicos.
 

Ya sea una crema para la cara o una crema para el culito del bebé, tendremos que elegir el tipo de crema que mejor asimilen. Cada niño tiene una piel diferente y no hay que tratarlos a todos con los mismos productos.

 

Crema para la cara del bebé:

La zona de la cara es una superficie que pasa la mayor parte del tiempo expuesta y que sufre especialmente factores externos agresivos como el tiempo, contaminación o la exposición a los rayos del sol. Tendremos que utilizar crema hidratante para la cara del bebé, así como crema con protección solar si tenemos pensado pasar parte de nuestra jornada en un sitio con mucha luz solar (tanto directa como indirecta).


Con las cremas para la cara de los bebés hay que tener especial cuidado porque, si bien la capa de grasa que se forma es necesaria para su protección, si no utilizamos un producto específico podemos contribuir a la incorrecta asimilación de la misma y a la aparición de acné infantil.

 

Crema para el culito del bebé: 

Esta parte del cuerpo es la más delicada de todas ya que pasa gran parte del tiempo sometida a una humedad constante por el uso de pañales. La orina y las heces tienen ácidos que dañan la piel y producen irritaciones e incluso pequeñas heridas.

Las cremas para el culito del bebé se deben de usar en todo momento, tanto para tratar un problema existente como para la prevención del mismo. Normalmente tienen componente antisépticos, manzanilla, caléndula y óxido de zinc que dificulta la aparición de bacterias y hongos, a la vez que la protegen de la humedad creando una capa de grasa natural. Un ejemplo de ellos es la pomada Bepanthol, que acelera la regeneración de la piel y es rica en componentes emolientes, hidratantes y tiene vitamina B5.

 

Crema para el cuerpo: 

La parte del cuerpo no es menos importante, ya que si bien no está tan expuesta a factores dañinos como la zona de la cara o del culito, en términos específicos un niño tiene mucha más piel que un adulto. Las cremas hidratantes para la ducha son las más utilizadas y existen variantes para invierno o para verano.

El objetivo de las cremas para el cuerpo de los bebés es evitar la tirantez de la piel y reforzar la capa de protección que se forma con el paso de los meses, y que los protege frente a gérmenes y posibles infecciones.

 

ACCESORIOS IMPRESCINDIBLES PARA UN BEBÉ 

Para garantizar que la piel de nuestro bebé se forma de manera adecuada y evitamos cualquier tipo de reacciones alérgicas es importante utilizar sólo accesorios naturales. Un ejemplo de ello son las esponjas naturales de bebé para el baño que se venden en Boticana, hechas de forma casera y con materiales 100% naturales, lo que garantiza un uso diario sin ningún tipo de reacciones alérgicas. 

Otro de los accesorios más usados son los aspiradores nasales, que debemos comprar buscando siempre filtros anatómicos y que proporcionen una correcta higiene infantil.

« Leer menos
Leer más »