desmaquillantes - limpiadores faciales

Un limpiador facial es la mejor baza que tienes para mantener saludable la delicada piel de tu rostro. El problema es que, como todo en la cosmética, no se debe utilizar cualquier producto, sino sólo aquellos que sean compatibles y adecuados para tu tipo de piel.

Si tienes una piel grasa o mixta, el limpiador facial ofrecido en base de gel, te aportará una base acuosa, mucho más ligera que la de una crema, además de ayudarte a reducir el exceso de sebo en la piel y aportarte un brillo más natural.

En cambio, si tu piel es seca, las leches hidratantes o cremas limpiadoras, permitirán combatir esa sequedad y también le darán una mayor naturalidad.

Tónico facial

Una vez nos hayamos aplicado el limpiador facial adecuado, podemos hacer uso del tónico facial, que aporta la hidratación extra que necesita nuestra piel tras haber realizado un tratamiento de limpieza como los anteriores.

Limpieza de cara

En caso de ir maquilladas, es posible que debamos dedicar más tiempo a la limpieza de cara. Las toallitas desmaquillantes serán imprescindibles en estos casos y, si nuestra piel no se irrita con facilidad, las toallitas exfoliantes son perfectas para evitar la obstrucción de los poros, consiguiendo con ello una limpieza más profunda.

Si lo que quieres es una mayor frescura de tu rostro, uno de los productos estrella para conseguirlo es el agua micelar, un tratamiento natural que evita irritaciones de la piel a la vez que aplica una limpieza completa.

En el caso de que tu piel sea demasiado sensible incluso para los productos más suaves, la mejor recomendación es utilizar limpiadores faciales con pH neutro, que garanticen no contener ningún tipo de sustancia o alcohol en su fabricación, para mantener la salud de tu piel al máximo.

Mascarilla facial

A veces no es suficiente con un tratamiento básico de limpieza y es entonces cuando se vuelve necesario aplicar una mascarilla facial.

Se trata de cremas de distinta tipología que se aplican sobre toda la superficie del rostro, evitando el contorno de los ojos y los labios, que pueden aportar diferentes beneficios como mayor hidratación, un efecto iluminador y rejuvenecedor o un tratamiento exfoliante.

« Leer menos
Leer más »
por página