contorno ojos

¿Piensas que la piel que rodea el ojo es igual a la piel del resto del rostro? La respuesta es no. La piel del contorno del ojo es visiblemente mucho más fina y delicada, de hecho, ni siquiera deberíamos frotar demasiado al aplicarnos productos para no dañar una zona tan delicada. Esta piel está además en una zona muy sensible, por lo que a la suma, definitivamente necesitamos un contorno de ojos aparte de nuestra crema habitual.

Los contornos de ojos también varían mucho según los tipos de pieles como lo hacen las cremas habituales de tratamiento; tenemos los anti-edad, los hidratantes, los especiales para pieles grasas, maduras, jóvenes, etc. Es decir, el contorno de ojos debería de considerarse como un complemento para la crema debido a que esa piel es muy distinta respecto a la que le rodea.

¿Cuál es el contorno de ojos perfecto para mí?

El efecto que conseguiremos con este producto será una mirada más iluminada gracias a la hidratación que está absorbiendo la piel de la zona; por lo que se verá radiante y sana. Un truco de cuidado anterior al maquillaje sería aplicar nuestro contorno de ojos preferido como pre-base que trate la piel antes de aplicar maquillaje, por lo que la piel estará mucho menos tirante y no será castigada por el producto en cuestión (hay que tener cuidado con que el maquillaje sobre una piel poco sana consiga el efecto contrario de piel cansada o apagada).

Los expertos recomienda usar el contorno de ojos dos veces a lo largo del día, tanto al despertarnos como al acostarnos. Por eso, nacen las gamas de contornos de ojos de día y de noche para ser más específicos aún con el tratamiento que buscamos.

Debemos tener cuidado en aplicar este producto sobre el párpado móvil, la piel delicada de la que hablábamos es la que se encuentra inferior al ojo, pero la piel superior tiene una tendencia a engrasarse y estropear maquillajes de ojos; esta misma idea resulta con el mismo efecto si aplicamos crema normal sobre esa zona.

 

« Leer menos
Leer más »