piel sensible

550 .

CAUSAS DE LA PIEL SENSIBLE

Los principales factores que afectan a la piel son la exposición al sol, la alimentación, la genética, la contaminación ambiental y la utilización de productos cosméticos y limpiadores poco adecuados. El hecho de tener piel sensible puede empeorar de forma sensible nuestra calidad de vida, aún más cuando se es mujer y la utilización de productos cosméticos se vuelve una necesidad para el día a día.

Las escamas, la hinchazón, el picor o el enrojecimiento son sólo algunas de las causas que suceden cuando nuestra piel sensible se irrita. Y, aunque se puede sufrir en cualquier parte del cuerpo, lo más común es tenerlo en las manos y la cara, que son las zonas más expuestas al exterior.

En muchas ocasiones la falta de hidratación es una de las causas de estos problemas, que se soluciona de forma rápida y que se agrava por la ausencia de una rutina de cuidado de la piel adecuada. Es muy importante el uso de agua termal, agua micelar o emulsiones para proteger la piel.

Otro de los factores a tener en cuenta es la climatología, el frío excesivo o el calor pueden disparar la sensibilidad. Y no hablamos ya sólo del exterior, sino de las condiciones de temperatura del interior de nuestro domicilio. Una calefacción o aire acondicionado alto, sin el uso de un humidificador puede deshidratar la piel.

 

TRATAMIENTOS PARA LA PIEL SENSIBLE

Algunos de los tratamientos que se recomiendan es el uso de agua micelar para limpiar la piel sin causar agresiones, como el Bioderma Sensibio H20, que es un agua micelar que además tiene un efecto calmante sobre la piel y la protege sin tener que aclararla con agua después.

Otro de los productos que funcionan extremadamente bien para el cuidado de las pieles sensibles es la utilización de agua termal o de emulsiones calmantes. Una emulsión calmante ayudará a hidratar la piel, calmar la irritación y a reducir el malestar de forma rápida. Mientras que le agua termal ayuda a limpiar las impurezas de la piel de forma mucho más suave que, por ejemplo, el agua normal del grifo que tiene cal y otros productos poco indicados para la piel sensible.

Por último, una buena alimentación con una dieta rica en antioxidantes y vitaminas A, C y E, ayudarán a que la piel recupere su vitalidad.

« Leer menos
Leer más »