alimentación infantil

ALIMENTACIÓN INFANTIL 

La alimentación infantil es el pilar básico para el desarrollo adecuado de los niños, por lo que los padres tienen a pasar bastante tiempo estudiando las diferentes opciones disponibles en el mercado y buscando información para darle a sus hijos la mejor alimentación posible. La introducción progresiva de potitos y papillas supone una etapa de constante cambio.

El metabolismo de los bebés cambia de forma continua y se va adaptando, mientras que durante los primeros 6 meses puede obtener todos los nutrientes necesarios de la leche materna, cuando ha pasado este período necesita la incorporación de nuevas fuentes de alimentación para suplir sus necesidades. Una vez cumplidos los seis meses los bebés pueden empezar a incorporar los potitos de verduras, frutas y carne, así como las papillas de cereales con gluten. Siendo esto último un tema de controversia ya que cada vez más niños desarrollan intolerancia al gluten desde una edad muy temprana. Una vez pasados los ochos meses se recomienda introducir el pescado en la dieta del bebé.

La industria alimentaria ofrece productos específicos para cada etapa del bebé. Desde las
leches de inicio como Nutriben 1, indicada para lactantes a partir del primer día, o  leches de continuación como Nutriben 2, que está indicada para bebés a partir del sexto mes y que cambia ligeramente su composición para adaptarse al desarrollo del bebé.

Otro de los productos que marcan la diferencia en la alimentación infantil son las papillas de frutas. Y es que la composición de las papillas de frutas industriales contiene una cantidad de fruta fresca muy diversa y que es difícil igualar en casa. Además, al estar elaborados al vacío duran más que las papillas de frutas caseros que tienden a oxidarse con mucha más rapidez que las papillas normales de carne o verduras.

 

VENTAJAS E INCONVENIENTES DE USAR POTITOS PREPARADOS

 

Ventajas:

- Puedes elegir el tipo de ingredientes, la composición, si tiene gluten o no, etc

- La variedad de sabores es muy amplia

- Hay potitos específicos para cada edad, desde papillas de frutas a cremas para bebés de cualquier tipo.

- El valor nutricional de los potitos está especificado de forma detallada

- Es muy útil cuando se come fuera de casa

- La rapidez de preparación

- Se conservan durante bastante tiempo ya que están envasados al vacío
- Es muy fácil detectar un alimento que produce alergia ya que la composición de los potitos y papillas de cereales está detallada ingrediente por ingrediente

 

Inconvenientes:
- Algunos potitos contienen sal (aunque niveles muy por debajo de los recomendados)

- A pesar de haber bastante variedad de sabores no suelen cambiar, por lo que puede ser un poco monótono si a nuestro bebé no le gustan todos los sabores disponibles y limita nuestras opciones de elección.

- El precio. A pesar de que son un producto muy socorrido siguen siendo sensiblemente más caro alimentar a un bebé con potitos industriales que realizar potitos caseros.

- Hay potitos que tienen un aporte extra de hierro o determinadas vitaminas que, si el pediatra no lo ha recomendado por existir una carencia nutricional, hay que evitar porque no son necesarios.

- En ocasiones hay que prestar especial atención a los componentes de los potitos y papillas preparadas, ya que hay alimentos como la lactosa, la soja o frutas como el melocotón y el albaricoque que aparece en pequeñas cantidades pero suelen producir alergias en un porcentaje mucho más elevado que otros alimentos del mismo tipo. Sin embargo, en un potito casero es muy sencillo controlar que no haya lactosa o evitar frutas que comprometen la seguridad de los bebés.

- Hay que tener especial cuidado con el calor. Si transportamos potitos o papilla de frutas porque vamos a comer fuera, o los tenemos en la despensa de casa, siempre hay que procurar guardarlos en una zona fresca y donde no le de luz solar de forma directa.

« Leer menos
Leer más »
por página