leches inicio

550 .

Cuando escuchamos a alguien hablar de la leche de inicio, lo primero que viene a nuestra mente es la alimentación de “un bebé pequeño” generalmente de 0 a 6 meses, que son los que necesitan la leche para iniciar su alimentación y su crecimiento.

En lo que toca a éste tema, no tiene discusión que lo mejor que puede recibir un bebé para alimentarse es la leche de su madre, que está diseñada para cubrir por completo los requerimientos nutricionales del bebé que acaba de nacer, y se va amoldando a las necesidades particulares de él o ella   y a sus requerimientos de acuerdo a su crecimiento progresivo, brindándole no sólo una buena alimentación, sino también, una gran carga de inmunoglobulinas que van a proteger a ese pequeñín de enfermedades, virus y bacterias que resultan perjudiciales para su salud y bienestar, además de forjar un vínculo afectivo y un apego emocional maravilloso e inigualable, sin embargo, algunas madres deciden complementar o sustituir la alimentación de sus hijos usando leches de inicio artificiales o también llamadas fórmulas lácteas para bebés.

¿QUÉ ES UNA LECHE DE INICIO ARTIFICIAL?

Las leches de inicio artificial o fórmulas lácteas para bebés son productos cuyo contenido proteico generalmente proviene de la leche de vaca, y fueron diseñados para la alimentación de bebés en período de lactancia, divididas en dos tipos de fórmula: en primer lugar las leches de inicio ideal para bebés de 0 a 6 meses y las otras leches, llamadas de “continuación” para niños de entre 6 meses y 12 meses.

Son diversas las razones las que pueden llevar a una mujer a tomar la importante decisión de complementar la lactancia materna, convirtiéndola ya no en exclusiva, sino en una alimentación mixta o a sustituir por completo la lactancia materna por una leche de inicio artificial, pero sea cual fuere el caso, de lo que sí podemos estar seguros,  es de que ella buscará las mejores opciones en cuanto a leches se refiera para darle lo mejor y lo más cercano posible a la leche materna natural a su pequeño bebé, por  eso te recomendamos que primero analices las diversas opciones y recomendaciones antes de dar ese importante paso en la vida de tu bebé.

LECHE PARA BEBÉS SIN ACEITE DE PALMA

Conocer algunos detalles como el contenido y los componentes de la leche que vamos a dar a nuestros hijos es algo fundamental.

El aceite de palma es un aceite con un elevado porcentaje de ácidos grasos saturados, y tiene una diferencia en la estructura del ácido palmítico que proviene de la leche materna que es mayoritariamente beta-palmitato (entre 60% y 86%) y el que proviene de aceites vegetales que es alfa-palmitato

Algunas empresas deciden incluir ingredientes que se acercan a la constitución de la leche materna, como es el caso de del ácido palmítico pero eso queda a criterio del fabricante ya que se considera un ingrediente funcional no obligatorio, quedando a juicio de los padres si prefieren la leche de bebé con o sin el aceite de palma

 

« Leer menos
Leer más »