Untitled

Aunque en Navidad son muy frecuentes las comidas y cenas copiosas, por no hablar del exceso del dulce, la versión sana de estas fiestas también es posible. Si en lugar de optar por los atracones navideños y su posterior régimen nos inclinamos por poner en nuestras mesas menús sanos, nuestra salud nos lo agradecerá. Basta con prestar atención a lo que comemos, sobre todo en estas fechas. Hacer una comida ligera si sabemos que la cena va a ser abundante, tomar alimentos ricos en fibra, controlar la cantidad de grasas que ingerimos o no empezar a comer con demasiado apetito para evitar atracones, son algunas recomendaciones para conseguir que nuestra salud no se resienta después de las Navidades.

 Cuidarse es fácil con el menú adecuado