Lubricación, la solución.

La lubricación vaginal se considera la primera fase de la respuesta sexual femenina y consiste en la segregación de un líquido transparente característico, llamado flujo vaginal, producido por las glándulas de Bartolino, que se encuentran en las paredes vaginales, encargadas de lubricar los genitales, para facilitar la penetración de manera sencilla y sin dolor.

Una lubricación escasa puede generar dispareunia, consistente en dolor con la penetración. Por el contrario, una lubricación excesiva puede disminuir la sensibilidad durante el acto, tanto en el hombre como en la mujer. De ahí la importancia de una correcta lubricación vaginal.

Debemos identificar las posibles causas que generan dicha falta de lubricación:

  • Desmotivación, que generalmente puede ser solucionada mediante la practica de juegos sexuales o haciendo realidad alguna fantasía sexual
  • Vida sexual activa: esto genera una lubricación vaginal adecuada, más precisa que si se mantienen relaciones sexuales esporádicas.
  • Menopausia: con la edad, los estrógenos, respondables del tropismo o buena epitelizacion de la vagina, disminuyen, ocasionando molestias vaginales: sequedad, picor, dolor con las relaciones sexuales…y esto puede ser solventado mediante el uso de lubricantes específicos para esta situación
  • Parto/Lactancia materna: debido a las alteraciones producidas por la salida del feto por la vagina y por los siguientes cambios hormonales
  • Deshidratación: un buen aporte de liquidos diarios ayuda a la buena lubricación de la mucosa vaginal
  • Fármacos: existen algunos fármacos que puden interferir en la lubricación vaginal ocasionando cierta sequedad (ej, anticonceptivos orales)
  • Infecciones vaginales (ej, candida, vaginosis bacteriana o estreptococo pueden disminuir la lubricación vaginal o incluso cambiar el flujo vaginal normal por una secrección patologica maloliente o molesta)

La falta de lubricación vaginal puede ser esuelta de forma sencilla mediante el uso de lubricantes íntimos (o sexuales)

Los lubricantes sexuales son un producto en forma de líquido que ayudan a reducir la fricción durante la actividad sexual. Mediante la utilización de lubricantes sexuales durante las relaciones se puede aumentar el placer sexual al mismo tiempo que disminuir en parte el dolor que en ocasiones se produce con la penetración

Además el uso de lubricantes puede ayudar a mantener relaciones más duraderas y permite experimentar nuevas sensaciones y más placenteras. Existe una amplia gama de lubricantes en el mercado, desde los hidrosolubles, de base acuosa, hasta los de base oleosa o de silicona, los primeros son totalmente compatibles con el uso de preservativos y es algo que debemos comprobar siempre para no dañar al látex, garantizando asi un correcto uso del preservativo.  Generalmente este tipo de lubricantes irrita menos las mucosas y aunque tienen la tendencia a secarse durante el uso, aplicando agua o saliva alargan su uso en el tiempo. Este tipo de lubricantes son incompatibles con los juegos sexuales en el agua (piscinas, bañeras), dado que se disuelven en el agua.

Nuestro experto Javier

Ana

Licenciada en Farmacia por la Universidad de Granada, actualmente ejerzo como farmaceutica en una oficina de farmacia con número de colegiado 2131.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>