Diferencias entre un yogurt y la leche fermentada

Diferencia entre yogur y leche fermentada

El verdadero yogurt es aquel que mantiene sus bacterias probióticas activas.
El verdadero yogurt es aquel que mantiene sus bacterias probióticas activas.

El Ministerio de Sanidad define el yogur como “un producto de leche coagulada obtenido por fermentación láctica mediante la acción de Lactobacillus delbrueckii subsp. Bulgaricus y Streptococcus thermophilus”. El problema es que un yogur no siempre es leche fermentada. El yogurt es fermentado para añadirle sus características propias de sabor, textura y contenido nutricional; luego, al ser llevado a procesos de pasterización para alargar su tiempo de duración, pierde esas bacterias que se han añadido inicialmente.

Lo primero que debes conocer es que los procesos de pasteurizados matan todas las bacterias vivas que puede contener la leche fermentada y el yogurt. Así que la mayoría de los yogures que conseguimos en los supermercados, en definición estricta no son propiamente yogures.

Los beneficios de las bacterias vivas es lo que le da un plus a consumir estos alimentos. Si bien es cierto que nutricionalmente aportan nutrientes similares; las propiedades características de los probióticos presentes en el leche fermentada y yogur, se pierden en gran medida al ser sometidas a procesos de pasterización. Al entender esto, ya sabemos que la respuesta a la pregunta de, ¿la leche fermentada es lo mismo que pasteurizada?, es negativa. La leche fermentada esta pasteurizada p-+ara hacerla más duradera.

Los yogures y la leche fermentada que pasan por procesos de pasterización pierden grandes propiedades que aportan las bacterias activas.
Los yogures y la leche fermentada que pasan por procesos de pasterización pierden grandes propiedades que aportan las bacterias activas.

Si te has preguntado ¿qué es la leche fermentada o qué es leche fermentada? Se trata de añadir a la leche bacterias vivas que la hagan más beneficiosa al organismo, puede estar fermentada con lactobacilos o bifidobacterias. Para poder aprovechar sus propiedades resaltantes es necesario que no se someta a pasterización; recordando que la pasterización se trata de un proceso de someter un liquido a unos 80º centígrados y luego enfriarlo de forma rápida, esto con el fin de erradicar los organismos vivos que pueda tener y mantener sus propiedades nutricionales.

Yogurt vs Leche – diferencia entre leche fermentada y yogur

Si nos vamos a la definición, se puede afirmar que un yogurt es una leche fermentada. El problema es que la mayoría de los yogures que consumimos son pasterizados; el yogur pasteurizado después de la fermentación, mata las bacterias vivas que pueda poseer. La leche fermentada es pasteurizada para que pueda durar más tiempo sin dañarse, pero al hacerlo pierde esas bacterias que entre otras cosas disminuyen los niveles de lactosa y mejoran las funciones intestinales.

Hoy en día con la gran oferta de productos lácteos que podemos encontrar en el supermercado, tenemos a nuestra disposición una gran cantidad de yogures pasteurizados que, tras la fermentación con bacterias vivas, se someten a un tratamiento térmico que destruye dichos organismos. Es por este motivo que el yogur que encontramos normalmente no es del todo yogur al no ser una leche fermentada como tal.

En la etiqueta está la clave para conocer la verdad del Yogurt o Leche Fermentada

La leche fermentada favorece los procesos intestinales y es ideal para los intolerantes a la lactosa.
La leche fermentada favorece los procesos intestinales y es ideal para los intolerantes a la lactosa.

Para saber si lo que estamos tomando es verdaderamente un yogur, primer debemos prestar atención a la etiqueta, si es pasteurizado no es realmente un yogur ni leche fermentada. Por otro lado, si es leche fermentada con lactobacilos o bifidobacterias es leche fermentada pero no yogur (y debe guardarse siempre en frío). Tiene una vida útil menor a la del yogur pasteurizado después de la fermentación, por la falta de bacterias vivas. Por este motivo no es tan beneficioso para nuestro organismo como lo es el “yogur de verdad”.

Y esto nos lleva a nuestro siguiente punto: ¿por qué es tan bueno el yogur? Sencillo, por un lado, las bacterias vivas mejoran la digestión de la lactosa, resultando altamente beneficioso en intolerantes a la lactosa. Actúan a nivel gastrointestinal favoreciendo nuestra flora intestinal y ayudando en la digestión. Además, las leches fermentadas y el yogurt poseen bacterias vivas que contienen los beneficios propios de los probióticos: ayudan a prevenir el desarrollo de caries, reducen el nivel de colesterol en sangre, reducen el desarrollo de eczemas en bebés…

¿Y tú? ¿Qué opinas? ¿Piensas que hay diferencia?

No olvides entrar en Boticana y descubrir una gran variedad de suplementos alimenticios que seguro te encantarán.

¡ COMPRA AHORA EN NUESTRA TIENDA ONLINE! ENVÍO GRATIS PEDIDOS +44€IR A TIENDA