Comer con los 5 sentidos

Hoy en este post quiero hacer una reflexión a la importancia que tiene el acto de comer. No sólo tenemos que satisfacer nuestro estómago sino también nuestro cerebro. En la consulta de nutrición pregunto a menudo al paciente  cuanto tiempo tarda en hacer una comida y la gran mayoría responde que dedica alrededor de diez minutos en ingerir todos los alimentos. Actualmente nuestro ritmo de vida está afectando mucho en nuestros hábitos alimentarios haciéndolos cada día más incorrectos: no dedicamos suficiente tiempo para cocinar por lo que se abusa de alimentos precocinados, algunas veces nos vemos obligados a comer de pie y deprisa, e incluso a deshoras.

Un cerebro y un estómago satisfecho hace que tengamos mejor humor, estemos mejor nutridos y no tengamos ansiedad, merece la pena ¿no? Aquí os dejo algunas reflexiones y consejos para que los podáis incorporar a vuestra vida diaria y disfrutar más de la comida porque “COMER ES UN PLACER” y COMER SALUDABLEMENTE es la mejor MEDICINA PREVENTIVA del siglo XXI

En el acto de comer se ven implicados los 5 sentidos:

VISTA.- cuando vemos algo apetitoso decimos “se me está haciendo la boca agua”. Nuestro cerebro envía una señal a las glándulas salivales aumentando la secreción de saliva. Por tanto desde ese momento  nuestro organismo se está preparando para la digestión. Es muy importante hacer una buena presentación de los platos haciéndolos más atractivos.

OLFATO.- Imagina que pasas por una croassantería en la que acaban de sacar unabandeja de dulces del horno. Sólo con imaginar esta estampa ya podemos recordar ese olor que nos da idea de lo ricos que pueden estar. En esta ocasión decimos “huele que alimenta”. Cocinar algún día al horno o utilizar hierbas aromáticas es buena opción para hacer más variados nuestros platos

GUSTO.- En este caso el gusto es el sentido más importante pero muchas veces se come tan deprisa que no sabemos ni a que sabía la comida. Comer despacio es un hábito que hay que empezar a poner en práctica porque nos va a servir para que nuestro cerebro esté más satisfecho,  mejorar la digestión, no sentir hinchazón abdominal, controlar mejor la ansiedad, entre otros.

Cuando empieces a comer pregúntate a qué sabe la comida, que ingredientes detectas, mastica bien, intenta comer siempre sentado, y utiliza cubiertos más pequeños.

TACTO.- el sentido del tacto juega dos papeles importantes a la hora de consumir un alimento, uno respecto a la textura y otro respecto a la temperatura.  La combinación de distintas temperaturas en un mismo plato propicia que se perciban distintas sensaciones a la vez. En ocasiones, la combinación de alimentos fríos y calientes trasmiten sensación de temperatura templada, en otras tiene como finalidad la apreciación de contrastes y por lo tanto de emociones…

La textura es una de las particularidades de los alimentos junto con el sabor más importantes. Hay alimentos que presentan por si solos una textura inconfundible por ejemplo la pasta, la textura crujiente de algunas verduras como la zanahoria, la cremosidad de un helado, así con infinidad de alimentos. Conseguir en la cocina una textura adecuada  hace que tengamos una mejor apreciación del alimento. Por ejemplo cuando cocinamos la verdura o la pasta, debe quedar aldente. Si elaboramos una crema nos gusta que quede cremosa o cuando freímos unas patatas gustan que estén crujientes.
La utilización de distintas texturas en la cocina es muy interesante sobre todo  para que nuestra alimentación sea  variada y no caer en la monotonía culinaria. Os propongo que hagáis  menús con diferentes texturas mezclando distintas formas de cocinado por ejemplo cocinar al wok, al horno, cremas, tempuras, estofados…tu cocina se volverá mas apecible y divertida.

OIDO.-Aunque nos pueda sonar un poco extraño, también el oído está implicado en el acto de comer. Desde pequeños asociamos los sonidos a alimentos por ejemplo  a mi me encantaba el sonido de las palomitas cuando estallaban al cocinarlas y contar los segundos para que no se quemaran. Otra apreciación del sonido es cuando masticamos, el crujir de unas patatas chips en la boca es la característica más apreciable ya que si no crujieran ni siquiera nos la comeríamos.

Comed con los cinco sentidos  y sobre todo poned corazón en  los platos que elaboréis porque “según el humor del cocinero así sale lo cocinado”

Irene Monteagudo. Dietista – Nutricionista

Ana

Licenciada en Farmacia por la Universidad de Granada, actualmente ejerzo como farmaceutica en una oficina de farmacia con número de colegiado 2131.

3 comentarios sobre “Comer con los 5 sentidos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>