Propósito de año nuevo: perder esos kilos de más

Son muchos los que se proponen como objetivo al entrar el año perder peso. La mayoría de ellos deciden hacerlo por su cuenta sin seguir una pauta diseñada por un nutricionista. Ésta decisión pone en riesgo su salud y muy probablemente se vuelva a recuperar ese peso por el efecto yo-yo.

Con una dieta personalizada, elaborada teniendo en cuenta las necesidades de cada individuo, nunca se sufrirán carencias nutricionales, se podrá reeducar los hábitos alimentarios y se evitará recuperar el peso perdido.

Decálogo de consejos para no descuidar nuestra alimentación tras las navidades

-No saltarse las comidas: <<cuando el cuerpo pasa muchas horas sin comer se vuelve “ahorrativo”, tiende a acumular, ya que no sabe cuánto tiempo va a seguir recibiendo alimento>>. Lo recomendable es tomar algo ligero en las comidas siguientes a la comilona para evitar este efecto. Otra recomendación es no comenzar a comer con demasiado apetito. Lo mejor es aumentar el consumo de fruta fresca rica en fibra-mejor sin pelar- antes de las comidas principales y beber un vaso de agua para acentuar el efecto saciante de la fibra y evitar comer en exceso.

-Consumir frutas y verduras: tomar verduras y frutas drenantes para sentirse más ligero como son la piña, el calabacín, los espárragos o las alcachofas.

-Es muy importante cuidar la flora intestinal ya que en muchos casos la Navidad suele venir acompañada de un mayor consumo de alcohol y otros excesos. Así es probable que la flora se resienta y pueden presentarse problemas como la hinchazón abdominal, las malas digestiones y el estreñimiento o la diarrea. Un buen remedio es aumentar el consumo de alimentos ricos en fibra -como verduras, frutas, cereales integrales o legumbres- y ayudarse con alimentos o complementos probioticos.

-Disminuir el consumo de sal, con trucos como sustituirla por especias como la pimienta o la nuez moscada, también ayuda a perder peso.

-Cocinar de forma sencilla, utilizando el horno, el microondas, la cocina al vapor, el papillote es la mejor manera de descansar de los fritos y las salsas.

-Ni monodietas ni dietas milagro: No tener prisa por perder los kilos que se hayan podido ganar. Las dietas sacadas de internet o del último best-seller, que prometen resultados espectaculares en poco tiempo, no están adaptadas a las necesidades de cada individuo. A menudo éstas dietas son demasiado restrictivas y desequilibradas aumentando el riesgo de carencias nutricionales y por tanto merman nuestra salud.

-Práctica de ejercicio físico: si se combina una buena alimentación con efercicio físico se favorece la pérdida de grasa y por tanto se mantendrá más a largo plazo el peso pérdido.

En definitiva, ponerse a dieta es una tarea que hay que afrontarla seriamente, con la ayuda de profesionales y con mucha fuerza de voluntad ya que, según un estudio realizado por Nutrición Center, el 53% de las personas que se ponen a dieta sufren ansiedad, ya sea por alimentos concretos, cualquier alimento o ansiedad nerviosa.

Ana

Licenciada en Farmacia por la Universidad de Granada, actualmente ejerzo como farmaceutica en una oficina de farmacia con número de colegiado 2131.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>