El preservativo masculino

Los preservativos son un método anticonceptivo de barrera. Son fundas, la mayoría compuesta por una fina goma de látex,  que se adaptan a la forma de pene en erección. Forman una barrera que impide a los espermatozoides penetrar en la vagina. Son también adecuados para prevenir el contagio de enfermedades de transmisión sexual  ya que evitan  el contacto directo entre el pene y la vagina.

Existen diferentes tipos de preservativos:

  • Estriados: estimula las paredes vaginales aumentando, con ello, la sensación de placer en la mujer.
  • Anatómico: la parte superior es más ancha, con lo que consigue aumentar la sensación de comodidad en el hombre.
  • Lubricado: incluyen lubricante, disminuye el riesgo de rotura del preservativo.
  • De colores y sabores
  • Extrafinos: buscan aumentar la sensación de placer en el hombre.
  • Retardantes: dotados de un componente anestésico, dirigido a hombres que sufren eyaculación precoz, alarga el periodo desde la erección a la eyaculación.
  • Con espermicida: disminuyen el riesgo de embarazo

Aunque la mayoría de los preservativos están realizados en látex, existen modelos elaborados a partir de plástico, de interés en personas alérgicas al látex.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, la efectividad del preservativo si la colocación y su uso es la adecuada, asciende al 98%.

La eficacia aumenta si está bien colocado. Para ello, hay que seguir una serie de pasos:

1.       Utilizar un preservativo nuevo en cada relación sexual. Es importante que el envase se encuentre en perfectas condiciones y que no esté caducado. Al abrir el envase no hacerlo con los dientes o las uñas, ya que se puede dañar.

2.       Hay que colocarlo antes de  cualquier contacto físico con el pene (bucal, genital o anal).

3.       Mantener presionado el depósito del preservativo y desenrollarlo hasta la raíz del pene en erección. Si no se desenrolla con facilidad, probablemente no esté en buen estado o se encuentre al revés. En ese caso, habrá que tirarlo y utilizar uno nuevo.

4.       Después de eyacular, presionar el borde del preservativo y retirarlo antes de que el pene pierda la erección. Una vez retirado el pene, quitarlo deslizándolo evitando que se derrame el semen.

5.       Desechar el preservativo utilizado

6.       Si se vuelve a tener otra relación sexual, utilizar un nuevo preservativo

Existen algunas prácticas que pueden provocar que el preservativo se rompa:

  • Utilizar lubricante con base oleosa. La mayoria de los lubricantes actuales son con base acuosa, perfectamente compatibles con el uso del preservativo
  • Utilizar un condón dañado
  • Utilizar el preservativo más de una vez (los preservativos son de un SOLO USO)

Ventajas

  • Son muy asequibles y no necesitan prescripción médica
  • No tienen efectos secundarios
  • Pueden ser utilizados como método anticonceptivo complementario al resto (es la llamada técnica del doble método: ej mujeres que son usuarias de anticonceptivos hormonales orales y al mismo tiempo utilizan preservativos en sus relaciones sexuales)
  • Protegen contra las enfermedades de transmisión sexual, entre ellas el VIH
  • Después de abandonar su uso, la mujer recupera inmediatamente la fertilidad

Inconvenientes

  • Puede atenuar la sensación sexual en los hombres (poco atribuible al preservativo en si)
  • Es necesario una buena colocación para que su efectividad sea alta
  • Alergia al látex

Ana

Licenciada en Farmacia por la Universidad de Granada, actualmente ejerzo como farmaceutica en una oficina de farmacia con número de colegiado 2131.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>